Recital Alberto Urroz

RECITAL DEL PIANISTA ALBERTO URROZ

“Homenaje a Clara Schumann”

Jueves 5 de marzo de 2020

19:30 horas

Auditorio de la Casa de las Artes

PROGRAMA

I

Robert Schumann (1810 – 1856)

Myrthen Op. 25 en transcripción para piano de Clara Schumann

1.   Widmung en la bemol mayor

24. Du bist wie eine Blume en la bemol mayor

Felix Mendelssohn (1809 – 1847)

Lieder ohne Worte:

Op. 38 Nº 6 en La bemol, Duetto

Op. 62 Nº 1 en Sol Mayor

Op. 62 Nº 3 en Mi menor, Trauermarsch (Marcha fúnebre)

Op. 62 Nº 6 en La Mayor, Frühlingslied (Canción de primavera)

Clara Schumann (1819 – 1896)

Nocturno en fa mayor Op. 6, nº 2

Robert Schumann

Novelette en fa sostenido menor / re mayor Op. 21 nº 8

II

Johannes Brahms (1833 – 1897)

Intermezzo en la mayor Op. 118, nº 2

Robert Schumann

Sonata nº 1 en fa sostenido menor Op. 11

1. Introduzione. Un poco adagio – Allegro vivace

2. Aria

3. Scherzo e intermezzo. Allegrissimo

4. Finale. Allegro un poco maestoso

“DEDICATORIA”

Este concierto es un homenaje a Clara Wieck Schumann, figura clave en el Romanticismo musical europeo. Mujer adelantada a su tiempo, rodeada de hombres de fuerte personalidad y enorme talento, desde su padre Friedrich Wieck, reconocido pedagogo, hasta su marido Robert Schumann y su amigo amado Johannes Brahms, destacó siempre como artista consciente de su propia valía, persiguiendo sus ideales y luchando por su carrera y su independencia. Pasó de niña prodigio a gran compositora, musa, madre, reconocida intérprete y pedagoga, venciendo todos los convencionalismos de la época que relegaban a la mujer a un papel secundario y de sumisión al padre o marido, y por todo ello su figura nos sigue inspirando en el siglo XXI. El título de la primera canción de Myrthen Op. 25 denominada Widmung (Dedicatoria), así como toda la colección, fue un regalo de boda de Robert Schumann a su amada Clara tras finalmente superar la férrea oposición a su enlace matrimonial por parte del padre de Clara y maestro de piano de ambos. Estas canciones, transcritas posteriormente por Clara, contienen quizás la música más apasionada y los sentimientos más sinceros de toda la música escrita por Robert Schumann.  Sin embargo, Clara fue una inspiración constante para Robert, como lo demuestran la apasionada primera sonata Op. 11 también dedicada a ella o la Noveleta número 8 en la que el tema del enigmático Nocturno Op. 6 de Clara Schumann aparece citado en diferentes estados de ánimo, desde la contemplación al más apasionado de los sentimientos.

Mendelssohn y Brahms fueron probablemente los dos grandes amigos del matrimonio Schumann, siendo protector de la pareja el primero y protegido el segundo. El Dueto de Mendelssohn fue igualmente una ofrenda de amor, curiosamente escrita en la misma tonalidad de Widmung. El compositor dedicó su colección Op. 62 de “Romanzas sin palabras” a Clara, incluyendo la “Canción de primavera” (Frühlingslied) que había escrito para su onomástica. Curiosamente, la “Marcha Fúnebre” contenida en esta colección fue la obra interpretada en el funeral del propio compositor. Clara Schumann fue igualmente una constante inspiración en la obra de Brahms. A pesar de no estar dedicada expresamente a ella, el intermezzo en la mayor Op. 118 está claramente teñido de los sentimientos y contradicciones por las que pasó la difícil relación entre ambos.

ALBERTO URROZ, biografía

Impactos: 124